Skip to Main Content
Imagen de encabezado

Audiolibros entre bastidores (II): los secretos de la producción

De Laura B. Segovia Claver • noviembre 28, 2022Audiolibros

Castings, grabaciones en un estudio, actores y actrices famosos, “silencio, se rueda”… El mundo de los audiolibros parece estar más cerca del cine que de la literatura. Nos lo cuenta Antonio Martínez Asensio, Productor de audiolibros de la editorial Penguin Random House (PRH) en esta nueva conversación sobre los libros que se escuchan.

Hablemos de la producción de los audiolibros ¿cómo lo lleváis a cabo?

Todo comienza como uno o dos meses antes de la publicación del audiolibro. Nos reunimos con con los editores para recabar más información sobre el libro y entenderlo mucho mejor. Después comienza el proceso del audiolibro como tal. Me leo el libro y elijo cuáles son las voces que van a participar según el número de personajes, el estilo de la narración, las peculiaridades del narrador etc. Por ejemplo, Berta Isla de Javier Marías comienza con un narrador omnisciente en tercera persona que cuenta toda la acción. Esta voz sería la del autor, la del propio Javier Marías, y lo hizo Israel Elejalde. Luego, a mitad del libro, la voz cambia a primera persona y es Berta Isla contando sus vivencias. Lógicamente, aquí se necesita una voz femenina, y elegimos a Sol de la Barreda.

Decidido el número y el tipo de voces, nos ponemos a elegir quién lo va a leer. En Penguin Random House tenemos una cartera de actores y actrices excepcionales, y a esta lista siempre incorporamos a nuevas personas si hiciera falta. A veces tengo clarísimo quién encajaría a la perfección, así que la selección es inmediata. Pero otras hacemos un casting para seleccionar a quienes vayan a participar. En el caso de las obras de no ficción son los propios autores quienes lo leen en muchos casos. Al final, todo depende del libro base, ocurre como en el cine: igual que hay quien se especializa en determinados géneros, papeles o registros, aquí tenemos diferentes equipos para grabar el contenido más comercial, el más literario, las obras infantiles, las románticas o las de misterio, por ejemplo.

Y por fin llega el momento de grabar…

Así es, y la magia ocurre en el estudio. Después de la primera grabación, se manda el audio a un editor que revisa cualquier mínimo fallo que se nos haya podido pasar al resto del equipo. A partir de ahí, grabamos solo las partes que corresponden a esos errores. Hecho esto, cuando toda la pieza está perfecta, se masteriza y ya está lista para la comercialización.

¿Y cómo es eso de leer durante tantas horas seguidas? ¿Cómo se preparan los actores y actrices?

Sin duda es una técnica actoral radicalmente distinta a cualquier otra, muy diferente por ejemplo al doblaje o al cine. Quizá los perfiles que mejor funcionan son quienes vienen del mundo del teatro, porque están más acostumbrados a trabajar con un texto y hacerlo más de corrido. En cambio, en el cine, aunque las jornadas son más largas, las tomas son mucho más cortas.

Grabar un audiolibro supone un verdadero reto físico. Son muchas horas encerrado en una cabina leyendo sin parar y eso, inevitablemente, se hace duro. Así que buscamos a gente que tenga la experiencia, la paciencia y que sepa leer muy bien. Parece una obviedad, pero en el fondo es difícil y hay mucha gente que no puede. También hace falta tener buena respiración para no quedarse afónico después de tantas horas. Es importante no equivocarse mucho e ir sin miedo, si cada dos líneas hay que parar es imposible. Ten en cuenta que un audiolibro medio de los que hacemos nosotros puede durar unas 11 horas, y para grabarlo necesitamos unas 6 jornadas de cuatro horas de lectura sin parar.

Mónica García por ejemplo lo vivió como una experiencia maravillosa, porque en esas horas no pensaba en otra cosa y se abstraía del resto del mundo. Esa es una forma de verlo, pero no a todo el mundo le pasa, y mira que intentamos siempre crear el ambiente más agradable y tranquilo: bajamos la luz, hay un silencio total… construimos un entorno muy creativo para que sea fácil sumergirse, pero no es para todo el mundo. Por ejemplo, muchos grandes actores de este país me han dicho que no eran capaces de hacerlo.

Aun así, es innegable que cada vez hay más interés. Muchos actores, como José Sacristán o Imanol Arias ya se han lanzado, pero es verdad que aún no está la figura del “celebrity” que mueve al público. Todavía nadie busca el próximo libro narrado por Imanol Arias, por seguir con el ejemplo.

En cualquier caso, yo creo que está surgiendo toda una generación de voces que también se están formando en el mundo de los audiolibros, aprendiendo de toda la experiencia de los países anglosajones. En Reino Unido y en Estados Unidos tienen muchísima tradición de oratoria, y es una delicia oírlos, y es algo que cada vez estamos notando más aquí, dentro de este proceso de crecimiento de los audiolibros que comentábamos. Tanto autores, como directores y actores se van abriendo a los audiolibros y descubriendo el placer de narrar una obra en voz alta. Aquí acabará pasando como en otros países, donde grandes figuras del cine como Meryl Streep han grabado audiolibros porque es algo que se va a escuchar en el mundo entero y es una oportunidad de disfrutar de grandes obras de la literatura de una manera diferente.

Con esta segunda entrega seguimos sumergiéndonos en el universo de los audiolibros. Si quieres aprender más sobre la narración de libros y el placer de escuchar literatura, ¡no te pierdas el próximo y último artículo de nuestras conversaciones con Penguin Random House!

Síguenos en @kobo_es en Instagram

If you would like to be the first to know about bookish blogs, please subscribe. We promise to provided only relevant articles.